En una economía de mercado como la española, que se desplaza por la conocida Ley de la Oferta y la Demanda, las ventas se constituyen en la esencia nuclear de todas las empresas.

Ya sea que la economía esté inserta en tiempos difíciles o que esté disfrutando del crecimiento esperado, las empresas siempre tendrán que optimizar su departamento de ventas.

De ahí la importancia de los Agentes Comerciales que son, sin lugar a dudas, elementos imprescindibles para potenciar el acercamiento de la empresa con sus clientes.

Nunca serán suficientes, aunque sí necesarios, los clientes actuales.

Así las cosas, es de crucial importancia encontrar nuevos nichos de mercado para facilitar el crecimiento empresarial y, el desarrollo económico de nuestro país.

Nadie mejor, para tal efecto, que un Agente Comercial profesional y especializado en el sector y/o subsector en el que se desarrolla el objeto social de una compañía, que podrá acercar a los clientes potenciales.

La trascendencia de fidelizar los clientes actuales

Los expertos más reconocidos en el mundo del marketing, concuerdan en que es tan importante captar nuevos clientes, como fidelizar a los actuales.

Nada ganamos, con hacernos a una cantidad importante de nuevos compradores de nuestros productos y/o servicios, si no cuidamos “entre algodones” a los que, con tanto esfuerzo, hemos captado.

Esa es, precisamente, otra de las tareas fundamentales del Agente Comercial: Mejorar el servicio actual y encontrar la satisfacción de nuevas necesidades, que siempre aparecerán en una economía dinamizada.

Y, a todas estas, qué importante es la especialización!  Las tendencias de nuestro tiempo, se enfocan indefectiblemente a satisfacer las necesidades más específicas.

Dicho de otra manera, en la actualidad ya no existen “necesidades generales” sino, más bien, necesidades en “tal o cual” frente. Así las cosas, no es lo mismo realizar marketing en tecnología informática, que en agricultura.

En todos estos factores radica, entonces, la importancia de los Agentes Comerciales o, si se quiere, de la especialización de estos en los diferentes sectores y/o subsectores de la economía.